Autogol en último suspiro da triunfo a Irán sobre Marruecos

SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — Un autogol de Aziz Bouhaddouz en los descuentos acabó como la fiel de la balanza de un rocoso encuentro que Irán le ganó el viernes 1-0 a Marruecos, para sumar tres valiosos puntos en el Grupo B del Mundial.

Bouhaddouz, quien ingresó como suplente a los 77 minutos, se lanzó de forma temeraria en busca de alejar de su arco un centro en el quinto minuto de la reposición en San Petersburgo. En vez de conjurar el riesgo, terminó enviando el balón a su arco para un gol totalmente

La selección marroquí, que acaso mereció un poco más por haber mostrado mayor vocación ofensiva en los albores, tuvo apenas tiempo de enviar un tiro a las manos del portero Alí Beiranvand, antes de que el silbatazo final desatara el jubiloso festejo de los iraníes y el llanto de los magrebíes, incrédulos de la forma en que dejaron ir el punto.

Merced al primer triunfo de una selección asiática en el Mundial desde 2010, Irán llegó a tres unidades, que lo colocan provisionalmente en la cima de la llave, a la espera de lo que hagan por la noche una España en crisis y el Portugal de Cristiano Ronaldo, que abrían su actividad en Sochi. Japón y Corea del Sur consiguieron triunfos durante aquella cita en Sudáfrica.

Fue asimismo el segundo triunfo de Irán en una Copa del Mundo _el anterior se remontaba a Francia 1998, ante Estados Unidos_ menudo botín para un equipo que pasó angustia en los primeros minutos del duelo.

Los iraníes perdieron una decena de balones en ese lapso, y Marruecos se aproximó en varias ocasiones, la más peligrosa en una serie de rebotes dentro del área, que increíblemente no derivaron en gol a los 19 minutos. En el último intento de esa melé, Mehdi Benatia, el zaguero de la Juventus, tuvo a merced el arco iraní y malogró su tiro, estrellado en el arquero Ail Beiravand, quien lucía ya vencido.

De a poco, Irán fue atreviéndose más al contraataque, y tuvo a los 42 minutos una opción clara. Sardar Azmoun entró con ventaja al área pero su disparo fue desviado con una pierna por el arquero Monir El Kajoui.

El duelo entró en un marasmo posterior, apenas con un tiro a puerta en el complemento. Los 90 minutos estaban cumplidos, pero vino un largo descuento, resultado de más de una treintena de faltas durante el cotejo, una de las cuales derivó en un altercado que no pasó a mayores entre los ocupantes de ambos banquillos.

Parecía que esa fricción sería lo único para recordar del duelo, así como el cartel de protesta que un grupo de hinchas izó en el graderío, para exigir que se permita a las mujeres de Irán puedan entrar a los estadios.

Pero llegó entonces una falta cerca de la banda izquierda. Ehsan Haji Safi cobró con centro al área, y Bouhaddouz se lanzó prácticamente en plancha, para vencer a su compañero El Kajoui.

Tras la desazón, a Marruecos le espera un reto ante Portugal, el miércoles en Moscú. Irán se mide a España ese mismo día en Kazán.